Autor: Emilia Ruipérez Bastida – Raúl Latorre Luna
Fecha: 2011 - 2013
Ubicación: Los Conejos II, Molina de Segura. Murcia
Fotografía: Patricia Forcen Scheu
Superficie: 214,66 m2
Estado: Construido

Descripción

‘Casa en Los Conejos II’ es una reflexión de cómo dar respuesta en ubicación y forma a una parcela de grandes dimensiones caracterizada por su particular topografía. Se opta por la construcción de una única cubierta la cual se quiebra sucesivas veces para alojar diferentes usos, ordenando de esta forma el programa de funcionamiento y delimitando los espacios exteriores que van a ser colonizados. Manifestar la orografía natural es una de las premisas del proyecto en el resultado final.

El acceso se convierte en el elemento estructurador del proyecto y generatriz de la formalización del mismo. Vehículos y peatón acceden por el mismo punto absorbidos por una única rampa llevándolos hasta una zona en sombra donde no sólo se alojan los coches sino también se ubica la puerta de acceso al interior de la vivienda. Esta puerta estructura las escasas circulaciones interiores y subdivide el espacio en público y privado. El atrio de entrada se caracteriza por la ausencia de huecos y un plano como fondo de escena tras el cual se alojan los dormitorios hace que el visitante no pueda intuir lo que sucede en las zonas privadas de la casa.

La casa se expande por toda la parcela haciendo que las dimensiones no puedan contemplarse en su totalidad y subdividiéndola a su vez en varias zonas, destinadas a diferentes usos y tratadas según éstos. La zona de noche tiene una posición estratégica, no sólo formalmente acotando el atrio de acceso de la casa, sino también porque con la abertura de la puerta hace que el visitante deje atrás esta parte del programa. La zona de día, en cambio, se formaliza con un rectángulo donde el espacio fluye alrededor de un núcleo cambiante según necesidades. Relación interior y exterior de cada parte del proyecto son otras de sus particularidades.

La vivienda se articula bajo un plano vegetal ayudando a integrarla en un entorno natural escaso de edificación. Este plano vegetal, la cubierta, se quiebra para configurar la zona de día. Ésta se caracteriza por ser un esquema en “L” dominado por un gran plano en sombra donde el suelo se despega de la orografía natural para ubicar la piscina. La forma deja de ser opaca para permitir una directa relación entre el interior y el exterior construida mediante una ventana de grandes dimensiones que permite la duplicidad de los espacios de día.

Un muro ubicado en la zona más alta de la parcela corta el terreno haciendo que la vivienda quede semienterrada y solventando así los problemas de intimidad que las parcelas colindantes le puedan generar. En esta zona se alojan los espacios de servicios facilitando así la configuración del espacio diáfano de la zona de día y permitiendo el acceso a la cubierta a través de una rampa para poder contemplar el paisaje.

Publicación en PLATAFORMA ARQUITECTURA
Publicación en ARCHDAILY
Publicación en ARCHDAILY BRASIL
Publicación en AECCAFE TEAM
Publicación en ARCHELLO

0